Hallando la felicidad en tiempos difíciles

17 09 2011

Los invito ver el video completo y a leer esta excelente crónica sobre una de las conferencias que impartió el Dalai Lama en su visita a México, espero les sean de ayuda las enseñanzas contenidas en la misma, cada una de ellas refleja la inmensa compasión y amor que emana de este gran ser humano:

*******

Fuente: http://elmundodelosdemas.wordpress.com/

Crónica sobre la visita del XIV Dalai Lama a México, por Masaki

El pasado domingo 11 de septiembre tuve la oportunidad de asistir a la conferencia “Hallando la felicidad en tiempos difíciles” que SS el XIV Dalai Lama, Tenzin Gyatso, impartió para alrededor de 30,000 personas en el Estadio Azul de la Ciudad de México y la verdad es que quedé sorprendida y encantada con la personalidad y la vibra que emana de este hombre ejemplar.

Presentado por uno de sus más fieles seguidores y difundidores de la tradición budista tibetana, Richard Gere, el XIV Dalai Lama sube al templete y la primera gran sorpresa de esta visita fue la presencia de representantes de cada una de las religiones más importantes en México, quienes subieron antes al templete para recibir al Su Santidad. Había judíos, musulmanes, hinduistas, luteranos, cristianos, católicos, griegos ortodoxos, anglicanos, siquistas, budistas de otras órdenes, etc. Y después vino otra sorpresa: El Dalai Lama, a petición de algunas personas del público, permite que suban al templete representantes de las religiones o tradiciones indígenas que se encuentran entre la audiencia.

El tema de la conferencia fue ¿como hallar la felicidad en tiempos difíciles? Una pregunta que seguramente muchos de nosotros nos hemos hecho y que el Dalai Lama responde con mucha facilidad, naturalidad y lógica. Como si fuera algo sumamente sencillo. Sin embargo en sus palabras encontramos una profundidad inmensa, que hace que el alcance de esta felicidad sea algo de mucho trabajo y consciencia personal y social.

Comienza la conferencia pidiendo a los miembros de su staff que muevan la silla que había en el escenario para que SS se sentara, hacia adelante, más cerca de la gente. Y comienza a hablar de pie, argumentando que de este modo puede ver mucho mejor las caras de la gente y concluye que “los mexicanos no son muy diferentes de los tibetanos”. De este modo comienza a hablar de cómo los seres humanos tenemos 2 niveles de humanidad. El  primer nivel se refiere a nuestra calidad de seres humanos, en la que todos somos exactamente iguales y buscamos un objetivo en común: ser felices. Y el segundo nivel corresponde a nuestras diferencias de nacionalidad, clases, razas, lenguajes, etc. Tomando en cuenta estos dos niveles, el Dalai Lama nos llama a olvidar las diferencias que existen en el segundo nivel y encontrar que en un principio todos somos iguales y todos buscamos la felicidad, con la finalidad de cultivar la unidad de la raza humana.

A lo largo de la conferencia el Dalai Lama da muestras de su gran humildad y de su felicidad infinita. En los lapsos en los que el traductor hacía su trabajo, Tenzin Gyatso bromeaba con el staff y con el público, reía constantemente. Al haber movido la silla hacia el frente del escenario se desprotegió del sol, por lo que un ejército de personas se ofrecieron para cubrir a SS con sombrillas, cosa que él miraba con humor, e incluso en un momento invita a la persona que tenía la sombrilla sobre él a cubrirse juntos. En otro momento de traducción el Dalai Lama se levanta a servirse un té, acto que desencadenó toda una serie de operativos para ayudarle, que él negaba de maneras humildes y sencillas.

Después de un rato de plática el Dalai Lama dice “Ahora sí, si me lo permiten me voy a sentar, porque tanto el traductor como yo ya tenemos muchos años encima”. A lo que la gente respondió con aplausos y risas.

Después SS comienza a hablar sobre los problemas que nos aquejan y que nos frustran, enojan y decepcionan; y nos dice que la frustración, el enojo y la decepción surgen de la visión estrecha con la que miramos los problemas. Nos dice que si miramos los problemas desde perspectivas más amplias, incluyendo varios factores y viendo los lados positivos, entonces logramos ver la manera de solucionarlos y esto nos da más esperanzas y felicidad. Pone como ejemplo su propia vida: Desde muy pequeño es enconmendado con la tarea de ser el Dalai Lama y a los 30 años es exiliado del Tíbet por el conflicto de este país con China. Desde entonces Tenzin Gyatso no puede regresar a su país de origen, junto con otros cientos de miles de refugiados tibetanos. Su pueblo es constantemente reprimido y violentado, pero a pesar de estos problemas, el Dalai Lama es capaz de ver el lado positivo: Ha conocido otras culturas y ha recibido la hospitalidad de muchas personas que lo apoyan en su lucha. Ha hecho muchos nuevos amigos y ha logrado que los tibetanos recuperen sus tradiciones y orgullo nacional.

Con este ejemplo nos dice con un lenguaje muy coloquial: “Si yo hubiera tenido una visión estrecha de mi problema y sólo me hubiera enfocado en los aspectos negativos del exilio, probablemente necesitaría tranquilizantes o estaría completamente loco”

Y así, como si fuera algo muy sencillo, SS nos dice que “la fuente de la paz interna se encuentra dentro de nosotros”. “Si miras sólo un aspecto del problema te frustras”

Luego nos cuenta otra anécdota, de cuando visitó a la Reina Madre de Inglaterra en el año de 1996, cuando ella cumplía precisamente 96 años, y él le pregunta si, habiendo presenciado prácticamente todo el siglo XX, ella consideraba que el mundo estaba mejor, igual o peor; a lo que la Reina le respondió que definitivamente el mundo era mejor, porque cuando ella era pequeña nadie si quiera hablaba de derechos humanos ni autodeterminación de los pueblos. Que el mundo en ese año de 1996 era un mundo mucho más seguro. Por lo que el Dalai Lama considera que, gobalmente, hay muchos más eventos positivos en el mundo que negativos y por eso nos debemos sentir felices.

Después toma el tema de la felicidad desde otro ángulo. Nos dice que en escencia todos queremos una vida feliz y que el sufrimiento, la gran mayoría de las veces, es nuestra propia creación, resultado de nuestra visión estrecha a la hora de que se nos presenta un porblema. Nos dice de manera muy familiar “nadie se levanta en la mañana y piensa: hoy quiero muchos problemas, sin embargo los problemas se presentan en diversas ocasiones a lo largo del día”. Resalta que una mente estrecha, sin conocimiento de la realidad se frustra a la hora de presentarse un problema. Debemos saber la realidad de las cosas y para saber la realidad debemos de tener una visión holística de la situación; con estos principios nos dice que debemos buscar la felicidad sabiendo la realidad del objeto en el que buscamos esa felicidad. Y yo interpreto esto de la siguiente manera:

Si buscamos la felicidad en un coche, por ejemplo. ¿Cuál es la realidad del coche? Pues el coche es un objeto material que tarde o temprano puede ser sujeto a algún accidente, desperfecto, robo, etc. Por lo tanto, si nuestra felicidad está basada en ese coche y si al coche le pasa algo malo nuestra felicidad está condicionada a este evento, lo que nos frustra, enoja, etc. Debemos entender que ese coche es algo material que eventualmente se perderá y, por lo tanto, no puede ser el objeto de nuestra felicidad.

Nos dice Tenzin Gyatso que debemos tener una responsbilidad universal y que debemos hacer una investigación objetiva sobre el objeto de la felicidad. Si no somos objetivos tomamos malas decisiones.

Entonces SS el Dalai Lama nos dice que para poder ser más felices debemos de cultivar la calidez de nuestro corazón y nos da 3 maneras de hacerlo:

  1. Recordar que Dios (de la religión que sea) es infinito amor y que nosotros somos únicamente la creación de ese Dios. Si tenemos esta creencia contrarrestamos la visión egocentrista humana y fomentamos el amor infinito.
  2. La ley de la causa y efecto, el famosísimo Karma. Si haces daño a alguien o con tus acciones provocas un mal en algún otro ser, recibes sufrimiento; por el contrario si das confort, haces feliz a los demás desintereadamente, eres compasivo y amoroso, recibes bienestar.
  3. Recordar que todos somos iguales, no importando las creencias religiosas o de cualquier tipo que se tengan. Y en este momento agradece el recibimiento por parte de los representantes de tan diversas religiones que se encuentran sentados detrás de él y recuerda el espíritu de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, convocada por el papa Juan Pablo II en 1986 a la que asistieron líderes de diferentes religiones y en donde, sin importar los problemas entre ellos, se llegó a la concusión de que todas las religiones tienen el mismo principio de amor infinito, calidez de corazón y su fomento.

Por lo tanto, el Dalai Lama nos dice que si de verdad crees en Dios, Jesús, Buda, Mahoma o quien sea, entonces que actúes conforme sus enseñanzas. Habla sobre aquellos quienes se proclaman de alguna religión pero que sus acciones son corruptas, violentas y llenas de miedo, odio y frustración y dice que éstas personas no son en relaidad creyentes. En otro de sus comentarios coloquiales nos dice “les aseguro que hay quienes rezan a Dios por que sus actos corruptos sean exitosos, esos no son creyentes en realidad“.

Pero nos llama a no perder la esperanza con aquellos que no son creyentes y con quienes dicen ser creyentes pero no actúan conforme a las enseñanzas de sus religiones. También hay un modo de cultivar la calidez de corazón en esas personas, pues también son parte de la humanidad y por lo tanto, son parte de nuestra responsabilidad universal. Dice que también hay 3 formas de desarrollar esa calidez en los no creyentes:

  1. Todos, absolutamente todos los seres humanos, nacimos de una madre y esa madre nos dio un amor muy especial y muy particular que se queda grabado en nuestros genes y en nuestra sangre, “aunque hay algunas madres estúpidas, pero son la excepción”, dice jocosamente SS. Ese amor profundo que nos regala nuestra madre y nuestros otros seres queridos cercanos es algo que la gran mayoría de los seres humanos conocemos y tenemos muy presente. La gente que recibió mucho amor materno tiene la capacidad de ser más feliz y de mostrar ese afecto a la demás gente y entenderlo. Ese amor es algo que todos tenemos en nuestro “disco duro”, por lo que podemos fácilmente acceder a él. Y cuando podemos sentir esa clase de afecto por otras personas que no forman parte de ese círculo cercano familiar, e incluso que probablemente sean nuestros enemigos, es cuando podremos cultivar esa calidez de corazón máxima y lograremos ser felices.
  2. Dentro de ese ámbito familiar llama a reconocer a las familias que no tienen muchos recursos, que son pobres, pero que están llenos de felicidad, amor, confianza, amistad. Son una familia feliz. Y al contrario, las familias que son, digamos, afortunadas en la cuestión económica y social, pero que entre ellos sólo hay desconfianza, miedo y angustia. Nos habla de que la felicidad, la confianza y el amor no pueden estar atados a lo material y a la posición social. Recordar que somos animales sociales y que nuestra felicidad depende  de la felicidad de la comunidad. No hay que hacer diferencias entre YO y los DEMÁS.
  3. Difundir las demostraciones científicas de que las prácticas egocéntricas, el miedo, la angustia, la desconfianza, el odio y el coraje constantes destruyen nuestro sistema inmune, por ejemplo. El Dalai Lama hace diversas referencias a otros estudios científicos, como en el que probaron que las personas que dicen más palabras como “Yo” y “mío”, son personas más propensas a padecer ataques al corazón. Y otro estudio en el que algunas personas fueron seleccionadas, se tomaron algunas constantes fisiológicas como presión arterial y diversos marcadores de estrés; posteriormente estas personas fueron entrenadas en prácticas de meditación y 3 semanas después se volvieron a tomar sus constantes, notando disminuciones considerables de estrés y presión arterial, además de una mejora en sus relaciones sociales. Tmbién nos dice que hay trabajos en los que se demuestra que con la meditación se pueden encontrar cambios plásticos en el cerebro. El XIV Dalai Lama nos dice que hay mucha investigación científica en este rubro.

El mensaje de SS el XIV Dalai Lama es muy claro. Debemos reducir la distancia y las barreras que ponemos entre las personas, para así reducir las sospechas y la desconfianza.

Considerar a todos los seres humanos como hermanos y darles ese cariño desinteresado que tenemos escrito en nuestros genes, nos crea una fuerza interior monumental. El egocéntrico no confía en nadie, no puede tener amigos, no conoce a honestidad ni la transparencia, por lo que vivirá frustrado, ansioso, con miedo, odio, rencores, etc., y por lo tanto no podrá ser feliz.

Debemos respetar todas las creencias, dando un enfoce secular, laico, sin imponer ninguna religión sobre la otra, recordando que en el fondo todos creemos en lo mismo y queremos ser felices.

Él mismo se presenta como un no creyente para enfatizar la cualidad humana fundamental. Al principio de la plática dice: “Si yo me pongo una etiqueta como – soy budista, tibetano –  automáticamente coloco una barrera entre nosotros”

Al final de la conferencia SS responde 4 preguntas del público:

  1. ¿Qué es el apego? El Dalai Lama nos dice que el amor biológico que conocemos, ese que proviene de nuestra madre y nuestros familiares cercanos está muy ligado al apego, por lo tanto es estrecho y no abarca más objetos. Sin embargo, a través de la inteligencia, podemos cultivar ese tipo de amor desinteresado hacia todas las personas, incluso nuestros enemigos y ese tipo de amor es totalmente desapegado, por lo que su espectro es mucho más amplio y sus beneficios son infinitos.
  2. ¿Cómo resolver el problema de violencia por el narcotráfico en México? SS admite que es un problema muy complicado, que necesita de mucha consciencia por parte de las personas responsables. Recalca que la violencia sólo genera más enemigos y por lo tanto más violencia, lo que no soluciona el conflicto; y concluye que el deseo de paz en todo el mundo está creciendo rápidamente.
  3. ¿Cómo contrarrestar la ignorancia? Entre risas contesta que solamente estudiando y aprendiendo se puede contrarrestar la ignorancia. Se llama a sí mismo un estudiante, pues cada que tiene tiempo lee sobre temas que desconoce, pues sólo así se deja de ser ignorante.
  4. ¿Qué consejo le daría a una persona que ha sido secuestrada y maltratada y que en reacción a esos sucesos ha asesinado a uno de sus secuestradores? Tranquilamente, SS responde que es normal que cuando una persona se comporta con mucha crueldad se tomen acciones de ese tipo, sin embargo dice que la tragedia ya pasó y que la influencia que la tragedia haya tenido es muy importante para la superación del problema. Lamentar la acción tomada genera mucho karma positivo y si además de eso se redirige la acción a tratar de ayudar a personas que se encuentran en la misma situación el karma positivo aumenta mucho más hasta mitigar los efectos del karma negativo que provocó la acción.

Finalmente el XIV Dalai Lama agradece profundamente las muestras de apoyo al tíbet que se ecuentras desplegadas por todo el Estadio Azul (banderas, mantas, etc.) y responde a algunas represalias del gobierno chino contándonos una anécdota:

“En 1954 en mis viajes a Beijing en pro de la independización del Tíbet, tuve una visita con el máximo dirigente del Partido Comunista de China, Mao Zedong (Mao Tse Tung) quien me preguntó si teníamos alguna bandera nacional tibetana, a lo que respondí que sí mostrándosela y él dijo: Debemos de poner esa bandera junto a la bandera roja comunista de China. Por lo tanto si alguna vez alguien les dice que no deben mostrar esa bandera y que es una especie de insulto, pueden decirle que el Dalai Lama tiene el permiso de Mao Zedong desde 1954.” Después del comentario se desataron las risas entre el público.

Personalmente fue una experiencia única, en la que reinó el amor infinito y de la que voy a tener mucho qué pensar y estudiar de ahora en adelante. La vibra que se sentía en el Estadio Azul fue muy familiar, como si se tratara de una reunión de 20 personas y no de 30,000.

Yo los invito a que lean un poco sobre la historia de Tenzin Gyatso, sobre sus estudios, lo que ha escrito, lo que ha vivido y se den cuenta de que es posible ser felices aún cuando nadie nos da una razón para serlo, es posible cultivar amor donde sólo hemos cultivado rencores y odio y es posible tener un mejor país si comenzamos por ser mejores personas, honestas, amigables, amorosas, conscientes y globalmente responsables.

Amor y paz

Masaki


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: