“…y ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”

18 08 2011

Les comparto unas líneas para reflexionar, sobre como callamos ante la injusticia tantas, tantas veces que al final, como dice Martin N., no quedara nadie que hable por nosotros cuando seamos victimas de la misma. Recuerda que al ayudar a los demás nos ayudamos a nosotros mismos, todo esta conectado y todos somos hermanos (hijos de ese inmenso, maravilloso y generoso ser vivo que llamamos planeta Tierra), y, este hecho, trasciende nacionalidades, razas, especies, maneras de pensar y de ser, religiones y  todos esos pretextos que usamos para crear la ilusión de que somos seres independientes…separados de todo y todos…nos engañamos pensando que no somos hermanos:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”

Martin Niemoeller (pastor protestante, 1892-1984).


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: