Tus ojos me dicen que nunca has muerto…

22 05 2010

Hola, les dejo este artículo que habla de la reencarnación y de lo preciado de contar con esta vida humana, espero les guste y ayude a dar sentido a sus vidas (me encantó el poema al final):

Fuente: http://www.casatibet.org.mx

Una pepita de oro entre las piedras: El valor de la vida

Para la tradición budista, toda forma de vida es vista como extremadamente valiosa.  La razón es simple, todos los seres conscientes poseen mente, un flujo de eterna continuidad de experiencia, ausente de identidad inherente o absoluta.  Lo que esto significa, en términos simples, es que nuestra identidad como humanos es meramente temporal.  Hemos experimentado, a lo largo del tiempo sin principio, infinitas formas de existencia en un sin número de plataformas de vida, en ocasiones como animales, en otras como humanos y aún en otras más, como formas de vida para con las cuales no contamos con actual familiaridad sensorial, tales como la existencia de seres paranoicos comúnmente llamados fantasmas.

Todos los seres vivos poseen dentro de sí, el inestimable potencial para lograr, en la dimensión presente o futura, el estado de un Buda.  Este potencial puede por supuesto encontrarse escondido, enterrado bajo los escombros de la ignorancia, estropeado por el egocentrismo, el odio y nuestras múltiples emociones y actitudes perturbadas.  No obstante, se encuentra presente en todos los seres, tal y como la semilla más pequeña de girasol se encuentra impregnada de aceite.

La ignorancia fundamentalmente significa, en este contexto, la inhabilidad para hacerse consciente de este hecho fundamental de la existencia.  De acuerdo a la metáfora tradicional tibetana, somos como un mendigo que desconoce tener un cofre de oro enterrado bajo su choza.  Recorrer un sendero espiritual, como el budista (entre otros), simboliza el retomar posesión de éste tesoro escondido, en beneficio tanto de nosotros mismos, como de todos aquellos que nos rodean. Aún estando este tesoro escondido, el potencial de su mera existencia aguarda por nosotros para ser descubierto y actualizado.  Le confiere a la vida humana, una proyección y valor inestimable.  Sin su presencia, nos encontraríamos condenados a luchar perennemente sin éxito, incapaces para actualizar en nuestras vidas cualquier orden o nivel de perfección.  Es posible concebir, que de trabajar duro, podríamos eventualmente extraer una pepita de oro de las arenas de un río.  Sin embargo, no importa por cuanto tiempo trabajemos, jamás podríamos extraer el hollín del carbón ya que la blancura no es parte de su naturaleza.

Los obstáculos a superar varían considerablemente de persona a persona, entre una forma de vida y otra.  Tomemos como ejemplo al reino animal: su ignorancia, en el sentido anteriormente descrito, esto es, su inhabilidad para entender y descubrir su naturaleza esencial, su rígida programación instintiva es tan impenetrable que algunos maestros budistas dice que son meramente capaces, a través de su amor incondicional y acciones positivas, renacer en seres humanos en una vida futura.

Si pensamos acerca de la multiplicidad de formas de vida que existen tan sólo en nuestro planeta, seríamos entonces capaces de entender cuan rara y preciada es la condición humana.  Los seres humanos contamos con una situación y circunstancia excepcionales, preciosas; un banquete o fiesta para ser gozada tan sólo por un día entre cien; un privilegio para ser aprovechado en una existencia de entre innumerables otras.  Como bien decía el gran erudito y adepto tibetano Dilgo Khyentse Rinpoche: “De no aprovechar las oportunidades que hoy la vida nos ofrece, seríamos como un mendigo que se encuentra con una joya y tomándola entre su puño, la tira al suelo confundiéndola con un pedazo de vidrio”.  Pero más seriamente aún, continua el maestro, “Si estamos completamente conscientes del valor de la vida humana, entonces desperdiciarla en la búsqueda de las ambiciones vanas como la riqueza, el nombre, la fama y el reconocimiento, representa la expresión más alta de la confusión.  Si el viajero regresa de una isla del tesoro con las manos vacías, entonces, los extraordinarios esfuerzos que realizó para cruzar los mares fueron inútiles”.

Hacerse consciente del valor de la vida humana, es ser como el mendigo, que repentinamente descubre y entiende que sostiene asido en el puño, no a un pedazo de vidrio, sino a un diamante, que decide inmediatamente utilizar para un propósito noble.  A pesar de que a través de su inteligencia el ser humano es capaz de llevar acabo acciones increíblemente negativas, éste es también el único animal en el planeta, capaz de ejecutar una infinita cantidad de bien.  Así, esta preciada joya que es la vida humana, puede satisfacer nuestras más ambiciosas aspiraciones.  Lo único que debemos de hacer, es orientar nuestra existencia hacia la plena actualización de nuestros potenciales: de conocimiento, amor, tolerancia y compasión, en vez de perfeccionar el egoísmo, el odio, la envidia, los celos y la confusión.

Determinémonos entonces, a darle un sentido de trascendencia a nuestras vidas en este nuevo año (2137 año del tigre para los Tibetanos).  Hagámonos conscientes del exquisito valor de esta rara oportunidad, que llamamos una ‘preciada existencia humana’, difícil de obtener y fácil de perder. Finalmente les comparto esta poesía de Thich Nhat Hanh que hizo un gran eco en mi:

Siendo roca,

siendo gas,

siendo niebla,

siendo Mente,

Siendo los mesones que viajan entre las galaxias a la velocidad de la luz,

haz venido aquí,

mi amado…

te has manifestado como árboles,

como pasto, como mariposas,

como seres unicelulares,

como crisantemos,

pero los ojos con que me miraste esta mañana me dicen que nunca has muerto.


Acciones

Information

One response

19 06 2010
nikolaus weihnachtsmann

Incredible story

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: